4e7d37a1e56a647a171f9e85a8089ff0 5a93415474890dee28f20a82b09cece7 9cc514548080244c070178b42a1583ce 18bf33e594aa66dce69afb8d07752800 060df45b916f99d5fad1c9e4344b9cf1 61a41383407266dd1f600be750c40609

El 27 de enero de 1859 se producía en Berlín uno de los acontecimientos más esperados e importantes del recién estrenado año: el nacimiento de Guillermo, el que sería futuro heredero al título de káiser del Imperio Alemán y primer nieto de la todopoderosa reina Victoria de Reino Unido.

a4df9561fb674814592ec3c72f3b7a86 a06bc149735fbafef87f2203dc59e3a8 b9db8d8592a172c61b922b338843cf10 c74fd194161a292b0a6c7f2c3a4a664c

A pesar de que el parto estaba siendo atendido por uno de los doctores más importantes de la época y médico personal de la soberana, hubo unas complicaciones que provocaron que el bebé llegase al mundo con una serie de lesiones que le dejaron una discapacidad permanente que afectó a su hombro y brazo izquierdo, además de ciertas secuelas psicológicas y emocionales, que influirían determinadamente en su carácter y forma de ser a lo largo de su futura vida.

[Te puede interesar: César, el perro que mandó tanto como el rey]

El pequeño Guillermo fue criado entre algodones, proporcionándole el máximo de mimos posibles, teniendo en cuenta que en esa época la educación de los niños provenientes de Casas Reales no estaba al cargo de sus progenitores, sino de una serie de institutrices y expertos en la crianza de los futuros herederos. Con todo y con eso, Vicky del Reino Unido (como solía ser llamada para no ser confundida con su madre la reina) se volcó en el cuidado de su pequeño.

La fragilidad emocional del niño propició que a través de ese vínculo tan cercano con su madre tan solo quisiera estar y ser atendido por ella, sintiendo una especial devoción que en sus años de adolescencia se convirtió en una pasión que algunos expertos han considerado como incestuosa.

La fijación de Guillermo hacia su madre provocó que tuviesen que poner distancia de por medio, pasando Vicky algunas temporadas residiendo en las islas británicas, mientras su hijo continuaba con su formación como heredero al trono de Alemania y Prusia en el continente.

A lo largo de un tiempo todo el contacto entre ambos fue a través de intercambio de correspondencia, en las que se veía claramente reflejado el complejo de Edipo que padecía Guillermo. La mayor parte de esas cartas han permanecido ocultas durante más de un siglo, haciéndose públicas hace unos meses a través de un documental, emitido por Channel 4, y que llevaba por título ‘Queen Victoria and the crippled Kaiser’ (La reina Victoria y el káiser minusválido).

c96dff428f12c2eb3c4a6a03c775bb89 d2160b65f0f002f925a505bb57fcafff

Algunas partes de esa correspondencia epistolar mantenida por el joven con su madre llaman la atención por el tipo de mensaje que desprende. A continuación un par de extractos de algunas de sus carta:

‘He soñado en tus queridas, suaves y cálidas manos, espero con impaciencia el momento en el que pueda sentarme cerca de ti y besarlas, rezo para que guardes la promesa de darme a mí sólo la parte suave de tus manos para besarlas’ […]

‘He soñado de nuevo contigo, esta vez estábamos solos en tu biblioteca cuando extendiste tus brazos y me tumbaste, entonces, te sacaste los guantes y pusiste tus manos delicadamente sobre mis labios para que las besara… me gustaría que hicieras lo mismo cuando estoy en Berlín solo contigo al anochecer.

Siendo-adolescente-el-futuro-kaiser-Gillermo-II-sintio-una-arrebatadora-pasion-hacia-su-madre-Wikimedia-commons

De no conocerse que estaba escrito por un adolescente hacia su madre, cualquiera podría identificar el texto como el de un enamorado escribiéndole a su añorada amada.

Guillermo-de-pie-segundo-por-la-derecha-junto-a-sus-padres-y-hermanos-Wikimedia-commons

Guillermo (de pie, segundo por la derecha) junto a sus padres y hermanos (Wikimedia commons)

Pero esas cartas llenas de pasión no recibían una respuesta en la misma línea, ya que Vicky ignoraba por completo el sentido de dichos escritos y tan solo se limitaba a contestar recriminando algún que otro error gramatical y comentando cuestiones políticas o diplomáticas que afectaban al Reino Unido y Alemania.

Según fue creciendo, el carácter de Guillermo se fue volviendo malhumorado, agrio e intolerante. Según los expertos, este comportamiento provenía de la pasión frustrada que sentía hacia su madre, quien se desvivió por él cuando era pequeño pero que puso una irremediable barrera entre ambos cuando éste comenzó a manifestar esos apasionados delirios por ella.

Con los años comenzó a desarrollar cierto odio y recelo hacia los británicos, a pesar de que prácticamente toda su familia materna era de esa nacionalidad. Culpaba a éstos de ser los causantes de la mayoría de desgracias y desdichas que le habían ocurrido en su vida.

[Te puede interesar: El sabotaje alemán al arsenal norteamericano de la isla de Black Tom en 1916]

Guillermo llegó a declarar: ‘Un médico ingles paralizó mi brazo y, ahora, un médico ingles está matando a mi padre, en referencia al inútil tratamiento al que fue sometido su progenitor, el káiser Federico III, cuando enfermó y falleció a causa de un cáncer de laringe que los médicos no pudieron curar.

447c8233cfd811eaccc81d293eac45a9 7938b15db315cb647da02d810fcfa589

En opinión de los expertos, esto fue determinante, casi tres décadas después, para que se posicionase en la Primera Guerra Mundial contra los británicos y los declarase como enemigos.

Fuentes: dailymail / independent / channel4

Fuente que utilizo :  http://es.noticias.yahoo.com

Anuncios